PAELLA ESPAÑOLA

Si hay un plato clásico de nuestra gastronomía, ese es la paella.

Todas tienen en común que se preparan con un sofrito y arroz,

pero hay tantas variedades de paella como hogares en las que se cocina.

La más clásica es la valenciana, con sus judías verdes y sus garrafones, pero

también es otro clásico la de marisco o la mixta, con carne y pescado.

Si tú siempre preparas la misma versión, busca una

alternativa entre las que te proponemos…

HISTORIA DE LA PAELLA

La paella surge en las zonas rurales de Valencia entre los siglos XV y XVI, por la necesidad de los campesinos y pastores de una

comida fácil de preparar y con los ingredientes que tenían a mano en el campo. Siempre la comían por la tarde.

No es conocido si la paella marinera nace al mismo tiempo que la paella en el campo, pero junto al mar existen diferentes

ingredientes que permitieron que se desarrollara esta sabrosa alternativa.

En sus orígenes los ingredientes de la paella eran, las aves, el conejo de campo o liebre, las verduras frescas que se tuvieran al

alcance, arroz, azafrán y aceite de oliva que se mezclaban en la paella con el agua y se cocinaban lentamente a un fuego

efectuado con leña de ramas de naranjos, que al mismo tiempo dan sabor y un olor característico.

En el Levante español, cuentan una historia que data de la Guerra de la Independencia acerca de un general francés, una paella

y una mujer que la hacía. El general francés estaba tan impresionado por la mencionada paella que hicieron un trato: por cada

nuevo plato de arroz, el general liberaría a un prisionero español. La mujer puso en marcha su imaginación y una gran

capacidad de improvisación y cada día le hacia una paella diferente. Cuentan que consiguió liberar a 176 prisioneros.

paella es tradicionalmente cosa de los hombres.

No hay una receta única

Este delicioso plato prácticamente cualquier ingrediente por esa razón su preparación dependerá de la creatividad de quien lo

prepara, cada maestrillo utiliza el que más le gusta y nunca hay una paella igual a otra.

Los campesinos utilizaban los caracoles que encontraban en el campo, la paella valenciana puede incluir también conejo, pato,

pollo, carne, tomates, frijoles, pimientos, calabacín y cebollas. El azafrán fue agregado para dar el plato más sabor y la aroma.

Son muchos los que las prefieren de pescados y mariscos e incluso mixtas, paellas secas, arroces caldosos, este plato admite

cualquier combinación.

ELABORACIÓN

Al ser la Pella un plato con diversidad de preparación, no  se ha de encontrar una receta exacta a seguir al pie de la letra, pero te

mostrare en esta oportunidad una preparación de tantas que tiene este delicioso

plato, seguro que aprender los pasos básicos

en esta preparación podrás agregar a tu gusto tu propia versión de paella.

¡así que vamos ahora y manos a la cocina!

INGREDIENTES DE LA PACHAMANCA

250 gramos de almejas

250 gramos de gambas

1 calamar grande

6 mejillones

6 cangrejos de mar

6 cigalas (opcional)

Caldo de pescado.

500 gramos de carne magra

1 cebolla

1 pimentón rojo y un pimentón verde

1 tomate bien maduro

1 lata pequeña de alverjas (opcional).

El zumo de medio limón

3 o 4 hilos de azafrán

Colorante.

Sal

6 tazas de arroz

PREPARACIÓN

Se echa un chorrito de aceite y se sofríe la cebolla cortada en trozos pequeños, los pimientos igual cortados y la carne

cortada en cuadrados de unos 3 centímetros. A continuación se echa el

tomate triturado y se deja hacer hasta que el tomate empieza a espesar.

En una olla se agrega agua y cuando empieza a hervir se echan las almejas

para que se abran y suelten la tierra. Una vez abiertas se retiran y se cuela

esta agua, añadiéndola al sofrito hecho anteriormente. Todo esto se

complementa con el caldo de pescado y se añade el zumo de limón.

Cuando empieza a hervir, se añaden las gambas, el calamar

(limpio y troceado), los mejillones, los cangrejos, las cigalas y las alverjas. Dejar cocer lentamente, rectificar de sal,

añadir los hilos de azafrán y el colorante.

Una vez que el marisco esté cocido, añadir el arroz y dejarlo cocer hasta que el arroz esté hecho. La paella tiene que

quedar sin caldo, pero con el arroz cocido, por lo cual es conveniente tener reservado un poco de caldo de pescado,

por si se queda seca antes de que el arroz esté hecho.

Si ocurre lo contrario, que hay mucho caldo, se puede ir retirando un poco, reservándolo por si lo necesitamos más tarde.

Nota: La paella, para que adquiera todo su sabor, hay que hacerla en la “paellera”.

Es una cazuela de unos 5 centímetros de alta, gracias a la cual, la paella se hace por todos los sitios a la vez.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *